Monthly Archives: noviembre 2018

Consejos para viajar con tu bebé

Si estás pensando en viajar con tu bebé puede que el temor se apoderé de ti y más si eres mamá primeriza y tu bebé está en sus primeros meses de vida. Es importante comentarte que la edad recomendada para que tu bebé viaje, es que tenga mínimo los 3 meses cumplidos, ya que aunque sigue siendo frágil y propenso a ciertos riesgos, las probabilidades son menores que sí tuviera menos de 3 meses.

Al viajar con un bebé debes tomar en cuenta aspectos básicos como los siguientes;

                                            

CUIDA EN TODO MOMENTO SU SEGURIDAD Y SALUD

  • Llevar un botiquín de primeros auxilios te facilitará las cosas sí se llegará a enfermar.

  • Llenar una hoja de emergencias que contenga los nombres y números de las personas que haya que contactar en caso de emergencia y la información de salud de tu niño.

  • El filtro solar tampoco puede faltar, si es que van a pasar horas al aire libre, sea cual sea la estación del año

  • En el auto, el bebé debe ir siempre en el asiento de atrás, en un asiento de bebé para auto orientado hacia atrás, nunca en el asiento de delante, tenga o no el vehículo bolsa de aire.

  • Antes de salir, debes cerciorarte de que el asiento para el auto esté bien colocado y que los cinturones de seguridad estén insertados del modo correcto. Fíjate también que el correaje ajuste a tu pequeño de manera cómoda y segura.

ALIMENTACIÓN 

  • Si tu bebé ya comenzó con los alimentos sólidos, llévale solamente la comida que necesite para el viaje. Siempre podrás comprar más una vez que llegues a destino.

  • Si ya está comiendo alimentos sólidos, también será útil que lleves un babero lo suficientemente grande como para cubrir la mayor parte de su ropa, incluso protección para el auto que tenga un revestimiento de plástico o impermeable para poder limpiarlo fácilmente y volverlo a utilizar y que se pueda doblar o enrollar fácilmente para guardarlo, como nuestro protector para auto, el cuál puedes adquirir en el siguiente link; https://goo.gl/WPGgno

COMODIDAD

  • Lleva suficientes pañales para el viaje, bolsas de plástico para los pañales sucios y alguna loción para la piel por si se irrita. Si le pones calzones de plástico sobre los pañales obtendrás un seguro adicional contra las mojaduras.

  • Guarda por lo menos una muda extra de ropa para ti y tu bebé en un lugar al que puedas acceder fácilmente, ya que nunca sabes en qué momento el pañal puede gotear, el bebé puede vomitar, o puede ocurrir cualquier otro percance que haga necesario cambiarte de ropa.

  • Viaja con alguna mantita, de modo que cuando te detengas en un parque, un motel o un aeropuerto, puedas ofrecerle a tu bebé un lugar cómodo en el cual acostarse, gatear o lo que sea para estirar sus pequeñas piernas.

¿Cómo brindarle seguridad a tu bebé cuando comienza a caminar?

En cada etapa del desarrollo de tu bebé, es muy importante mostrarle cariño y atención y sobre todo lograr que se sienta en confianza para que de este modo tenga un desarrollo óptimo.

Cuando comienza a caminar es de suma importancia brindarle protección y seguridad, ya que sí no es la suficiente en algunos bebés repercute en su desarrollo, por ejemplo, sí el pequeño es presionado para caminar o gatear, y de no lograrlo podría crearle inseguridades y hacer que no lo intente más.

En este artículo trataremos 5 puntos importantes que debes brindarle a tu bebé

1.- No lo presiones

 El gateo es tan importante o más que la marcha para su desarrollo psicomotor, sin embargo no debes insistirle en hacerlo y menos de una manera directa, sino más bien por medio de juegos y actividades que lo inciten a la marcha, pero sin imposiciones, que salga de su voluntad.  Invítale a alcanzar algo, por ejemplo. 

2.- Estimula su confianza

Su instinto le lleva a levantarse, pero si siente miedo, permanecerá inmóvil, incluso llorará esperando un rescate. Si es así, acude a su lado y ayúdale, además puedes apoyarte de arnés de seguridad para brindarle mayor confianza, ya que sí está a punto de caer lo evitarás de manera rápida.

3.- Potencia su equilibrio

Procura que tu bebé esté de pie y descalzo. Sin zapatos, su estabilidad es mayor.  Elige un calzado con suela suave para que pueda reconocer la superficie por donde se desplaza, pues es información útil para su equilibrio.

 4.- Dale seguridad.

Colócate frente a él y sostén sus manos tratando de que camine hacia ti. Después, puedes darle sólo una mano y alternarlas para que poco a poco se le quite el miedo a soltarse.

5.- Vigílale siempre

Asegúrate siempre de que el lugar por donde camine sea seguro y nunca dejes a tu bebé sin supervisión durante esta etapa para evitar que una caída le frene.

Esperamos que estos consejos te sean de gran utilidad, sí quieres arnés de seguridad y todo un equipo de seguridad para los primeros pasos de tu bebé, da clic en el siguiente enlace   https://goo.gl/fWwbdJ.

 

¿Por qué invertir en un saco de dormir para bebé de calidad?

Existen diversos diseños de sacos para bebé, los hay en diferentes colores, materiales y modelos, por lo que se vuelve difícil hacer una buena elección entre tanta variedad, sin embargo hay papás que prefieren comprar sacos para bebé económicos, lo cual no es muy buena idea, por eso en el siguiente artículo, te diremos las ventajas de elegir alta calidad en los sacos para dormir de bebé.

 

5 Ventajas de sacos de dormir para bebé de calidad

 

1.- Buen material

 

Este punto es muy importante pues la piel de los bebés es muy delicada, además es importante que el saco de bebé tenga el material adecuado como el algodón que lo mantendrá caliente en épocas de frío y evitará que se hipercaliente en temporadas más cálidas, los sacos de dormir para bebé de alta calidad también tienen un relleno antialérgico, ambos materiales de gran calidad, que aseguran durabilidad.

 

2.- Son ajustables

 

Los bebés crecen día a día, así que es importante invertir en un saco de dormir para bebé que te asegure durabilidad no sólo por la calidad de los materiales, sino también porque sea ajustable y pueda ir adaptándose al crecimiento de tu pequeño.

 

3.- Diseños ideales

 

No podemos dejarnos llevar por un diseño o color bonito, el diseño tiene que cubrir las necesidades del bebé como cubrirlo, aun así, hay una gran variedad de sacos de bebé para dormir de alta calidad de dónde elegir.

 

4.- Son funcionales

 

Aparte de cumplir con la función de mantener a tu bebé en la temperatura ideal, los sacos de bebé de calidad cuentan con una cremallera o alguna abertura en la parte del pañal, para que a la hora de cambiar al bebé, no tengas que quitarle todo el saco para dormir.

 

5.- Se lavan a lavadora sin perder su forma

 

Los sacos de dormir para bebé de calidad no pierden su forma ni se maltrata la tela a la hora de lavarlos en lavadora.

 

Las ventajas de invertir en un buen saco de dormir para bebé son de gran peso, recuerda que “lo barato, sale caro” cómprale a tu pequeño productos de calidad.

Nuestra dormilona está diseñada para la comodidad de tu bebé y también para ti.

¡ADQUIÉRELA  DANDO CLIC AQUÍ!  →  

¿Qué cosas evitar cuando bañas a tu bebé?

Como papás primerizos es completamente normal, que el temor se apodere de nosotros al tener que bañar al bebé por primera vez, y hay cosas que quizás no tomemos en cuenta a la hora de hacerlo, en este artículo te hablaremos sobre qué cosas evitar cuando bañas a tu  bebé.

A continuación te enlistaremos 10 cosas que en definitiva debes evitar en la hora del baño de tu bebé.

1.- No controlar la temperatura del agua.

No olvides medir la temperatura del agua, ya que podría estar o muy fría o muy caliente. Debemos recordar que la piel del bebé es mucho más sensible a los cambios de temperatura, así que cuidar este punto será fundamental para no lastimarle la piel.

2.-  Productos químicos en exceso.

 Usar productos de higiene como champú, jabón, talco, colonia, cremas, ya que pueden producir alergias o alterar el pH de la piel,  irritando su cuerpo, en las primeras semanas de vida, usar jabón neutro es la mejor opción.

3.-  No alistar las cosas que necesitarás.

No tener a disposición los enseres que vamos usar incluyendo; ropa, toalla, pañales, jabón, no tenerlas a la mano, hará que la hora del baño se extienda, esto le podría provocar un resfriado al bebé.

4.- No bañarle hasta que se caiga el ombligo.

 No hay que esperar a dar el primer baño al bebé a que se caiga el ombligo. Esta práctica es considerada buena en algunos lugares, sin embargo, el no limpiar o incluso lavar esta zona podría provocarle una infección, además de que no bañarlo durante días podría ocasionarle salpullido.

5.- No limpiarle los genitales antes de bañarlo.

Se debe limpiar la zona del pañal antes de introducirlo en el  agua, ya que podría causar infecciones, si se mezclan los desechos del bebé con el agua.

6.- No ser cuidadoso con el ombligo.

Recuerda que no debes frotar el cordón umbilical mientras damos el baño. Podrías lastimar al recién nacido., simplemente limítate  a lavarlo con agua, sin frotar.

7.-  Posición y/o agarrarlo inadecuadamente.

Colocar al bebé en posiciones inadecuadas dentro de la bañera, provocando que se resbale, es otro de los errores más comunes. También debes evitar que le caiga jabón en los ojos. Siempre debes vigilar su cuello y cabeza.

8.- Frotar excesivamente la piel.

 Podría ocasionarle daños, no olvidemos que la piel del recién nacido es muy sensible, así que es recomendable usar solo una esponja para hacerlo.

9.- Dejarse agobiar por el llanto del niño.

Este es un reto para todos los papás primerizos pues es normal ponerse nervioso ante esta situación, pero nunca pierdas los nervios. Si tu bebé llora, intenta calmarle. Si no lo consigues, da por finalizado el baño lo antes posible.

10.- No secarlo por completo.

Otro gran error es el de secar de forma incompleta el cuerpo del bebé, debemos asegurarnos que no quede humedad entre los pliegues y sobre todo en áreas como el ombligo ya que podría infectarse.

El baño es un momento muy importante del día, el material de microfibra de nuestra toalla babero es súper absorbente y suavecita para la piel del bebé, además de sostenerse del cuello del adulto, dándole más libertad y comodidad a la hora del baño.